jueves, 19 de julio de 2007

Todas las azafatas van al cielo


Un intento de suicidio a dos bandas es el punto de partida de esta película argentina dirigida por Daniel Burman en 2002. El director de Esperando al Mesias o la laureada El abrazo partido -posterior a la que hoy nos atañe- se hizo cargo de una pequeña película, abandonando su estudio del mundo judeo-argentino y centrándose en otro tipo de aspectos, además de colaborar con un reparto distinto al que acostumbra.

Julian (Alfredo Casero) es un oftalmologo de la capital que recientemente acaba de perder a su mujer. Acude a Ushuaia (lugar donde conoció a su mujer, que era azafata)para derramar en el Canal de Beagle sus cenizas y acometer un acto que acabará con su dolor. Está decidido a acabar con su vida.

Teresa (Ingrid Rubio)es una azafata de vuelo que vive atormentada pero cómoda por la soledad. Ha pasado buena parte de su vida de fiesta en fiesta, conociendo a un hombre trás otro y no vinculándose a nada ni a nadie. Hasta que se entera que está embarazada fruto de una de esas esporádicas relaciones, desconociendo quién es el padre. No sabe que hacer, y no se le ocurre otra cosa que poner fin a su existencia.

Los dos destinos coinciden en esos intentos suicidas, frente a frente. De pronto una mirada parece devolverles a la realidad, aferrándose el uno al otro. Encuentran en la otra persona una posibilidad de salir adelante, de salvarse. Pero como siempre, no todo es tan fácil en las películas, y el miedo, el pavor a lo desconocido amedranta a los protagonistas, dificulta el ansiado y esperado camino a la felicidad. Pero todo llega.


Pese a que éste film posee una buena dosis de pesimismo sobre todo en su parte inicial, es una película en la que su contrapunto, el positivismo y la vitalidad son lo más resaltable. Daniel Burman se rodeó para esta pelicula con un nutrido y peculiar grupo de secundarios que acompañan y casi eclipsan a la pareja protagonista. Norma Aleandro (no podía faltar) que interpreta a la madre de Teresa, en esta ocasión da vida a una madre soltera, alocada y bastante coqueta. Lamentablemente no sale mucho, pero se disfruta como siempre de su presencia. Una guia turistica por el día (Valentina Bassi) que por las noches trabaja como prostituta en un club de alterne. Un taxista judio -interpretado por el actor Daniel Hendler, habitual de las producciones de Burman- que es capaz de adivinar la profesión de sus clientes solo con verles la cara. Un controlador de aeropuerto que roba piezas de los aviones para construirse uno para él y poder volar a las Islas Malvinas o a la cercana Antártida. Una enfermera que se enamora de sus pacientes por sistema. En definitiva, una serie de cómicos y curiosos secundarios que hacen las delicias del espectador.

En cuanto a la dupla protagonista, Alfredo Casero (Antigua vida mia, El dia que me amen), resulta entrañable y perfecto para el papel. No menos entrañable y evocadora está la española Ingrid Rubio (Salvador), que en esta ocasión mejora bastante su acento porteño - no lo hizo tanto en El Faro del sur- y logra convencernos de que es una argentina de tomo y lomo. Consigue una interpretación acertada de esta Teresa meditabunda, errante y solitaria. Una vez más se demuestra que parecen apreciar mejor su talento en el país austral, que en España, donde apenas se la ve.

Bellisima ambientación en la congelada Ushuaia, donde el cielo y la tierra parecen unirse en un fondo blanco, y muy pocas localizaciones en Buenos Aires, en apenas dos o tres escenas. La banda sonora es cuanto menos peculiar, protagonizada en su mayor parte por la italiana Raffaela Carrá, pero que no desontona en absoluto con el tono de la película. Y es como diria ella "En el amor todo es empezar"...

2 comentarios:

Radio dijo...

Guau! Es de los mejores posts tuyos que he leído, sobre todo ese último párrafo final.
Sí, tengo la 9º temporada de Friends, y he de decirte que es mi favorita (después de la 7º y la 8º, claro está), sobre todo por el capítulo en el que aparece la señorita Applegate (también presente en la 10º), con unas geniales dotes cómicas que parecen no haber descubierto los estudios de Jolybud.
También te puedo prestar una pequeña serie llamada "Little Britain" que te puede encantar. Nada más lejos de esos culebroncillos que te gustan a ti, pero es muy muy divertida.
Un besote, ya queda menoss

Radio dijo...

Por cierto, vi un pequeñísimo trailer de esta peli en la 2. Al parecer, la van a incluir dentro de un ciclo de pelis veraniegas. A ver si estoy al loro y no me la pierdo. Ya te contaré.
Goodbyech!

"Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta." Orson Welles

Datos personales

Mi foto
De mi no diré nada, tan solo que tengo tanto amor por el cine como por la vida, quizá porque el cine es, a veces, reflejo de la propia vida. Aqui se hablará de aquellas peliculas que me han llegado, que me han provocado emociones positivas. Asi disfrutad del septimo arte, una de las pocas cosas que nunca se acaban