sábado, 30 de junio de 2007

Orgullo y Prejuicio


A finales del siglo XVIII una madre tenía que saber casar bien a sus hijas, sobre todo si éstas no tenían la posibilidad de heredar ni un solo penique del patrimonio familiar. Es el caso de la familia Bennett formada por un matrimonio casi bien avenido y cinco hijas de edades dispares. Son Elizabeth, nuestra protagonista, Jane, Mary,Kitty y la inefable Lidya.

La Sra.Bennet (Brenda Blethyn) pertenece a esta clase de mujeres y hará todo lo que esté en su mano para "colocar" a sus hijas lo antes posible. Su primer objetivo será emparejar a su hija mayor, Jane (Rosamund Pike), famosa por su belleza pero también por su enorme sosez. Ve el cielo abierto cuando a la región viene a instalarse Charles Bingley (Simon Woods), un apuesto joven en edad casadera y con una patrimonio igual de atrayente. Para suerte de la Sra. Bennet los dos se enamoran.

Paralelamente, su hija Elizabeth (Keira Knightley), la gran heroina de la película no se casará si no es guiada por el más absoluto amor. Tiene la progresista idea del rechazo a los matrimonios de conveniencia y de un mayor papel de la mujer en la machista sociedad de su época. Ante éstas ideas y por su carácter en general, no podra resisitirse el orgulloso y apuesto Mr. Darcy (Matthew McFadyen), rico a la par que elitista. Contra su voluntad, y como el dirá, su sentido común, acabará por enamorarse fervientemente de Elizabeth Bennet, topándose con un rechazo inicial y haciéndonos participes de una de las historias de amor más bonitas e interesantes jamás escritas, llena de equivocos y malos entendidos.


Fue todo un riesgo la elección del director para ésta película, adaptación de la conocida novela de Jane Austen, escrita en 1798. En la retina de los seguidores (entre los que me incluyo) estaba la fiel y muy completa adaptación televisiva para la BBC en 1995, con Colin Firth y la norteamericana Jennifer Ehle, como protagonistas. La serie, emitida en seis capitulos, fue todo un hito y aumentó las ventas de la novela en Inglaterra. Además, dio a conocer aún más si cabe a su protagonista Colin Firth, estableciendolo casi como un sex symbol (recordando esa escena saliendo del lago). Por lo que conseguir un director que equiparara la calidad de la adaptación y que comprimiera todo el argumento en escasas dos horas, era, cuanto menos, dificultoso. La opción elegida fue Joe Wright, un muy experimentado realizador de televisión, pero inexperto en los lares del cine. Apostaron fuerte, y acertaron porque logró una pequeña joya, con escenas de enorme belleza y con significado en si mismas.


Otro riesgo era elegir acertadamente al reparto, y sobre todo a la pareja protagonista. Keira Knightley interpretando a la gran Elizabeth Bennet, consigue aqui una de sus mejores interpretaciones, que le valió una nominación a los Oscar. Alcanza verdaderas cotas de talento en muchas escenas y logra atrapar en si misma la esencia del personaje, además de acercarse más por edad. Mr Darcy sería interpretado por un conocido actor televisivo, pero tambien poco experimentado en el cine, Matthew McFadyen. La sorpresa fue grande porque, a mi juicio, éste chico supera en bastante a su antecesor Colin Firth, que logró más que una notable interpretación en la versión de 1995. McFadyen aporta empaque a Darcy, ese orgullo tan necesario, mucha planta y sobre todo una ternura infinita. Es su interpretación, una interpretación llena de pequeños matices, de pequeños gestos, de palabras que no se dicen y que se esconden en una voz masculina pero cálida.


Completan el reparto Donald Sutherland, interpretando al padre de las hermanas Bennet, que además logra una gran compenetración con la joven Keira Knightley. Brenda Blethyn como la alocada Sra. Bennet, Tom Hollander (Mr. Collins) o la gran Judi Dench (Lady Catherine de Borough).


Una fotografia de enorme belleza con localizaciones en el norte de Inglaterra, que además juega mucho con la luz, con la iluminación. Por otro lado, participa en el guión la aclamada actriz y también guionista, Emma Thompson, que ya se hizo cargo, y fue merecedora de un premio de la Academia por adaptar al cine otra obra de Jane Austen, Sentido y Sensibilidad. Una bonita y delicada banda sonora y un gran trabajo actoral.


Recomiendo desde aqui los comentarios del director en su DVD y el material extra que contiene. Una pequeña joya entre tanta bisuteria barata.

1 comentario:

Radio dijo...

Mira que no dejarme el DVD... al final me la tuve que ver en versión doblada, la cual es bastante aceptable (imagino que el personaje de la madre es igual de insufrible con la propia voz de la Blethyn).

Como suele pasar, el libro me gustó muchísimo más que la película (a pesar de esos nombres traducidos... ¡socorro!), pero esta última es más que aceptable. El ritmo es sosegado y a la vez ágil, y mantiene el interés a pesar de contener poco más que cuitas amorosas (así es la Austen). Para mi gusto la Knightley se excedía un pelín poniendo muecas, Blethyn deliciosamente insoportable (como en "Little voice"), la Dench que no se pierde ningún sarao británico y esa adorable Jane cuyo carácter no creo yo que sea soso, es más bien... conformista, resignada, cauta... En cuanto a Bingley y Willoughby, o los maquillaron mucho o juntos reúnen más pluma que todo el vestuario junto de "Priscilla: reina del desierto".
La música (la cual escucho ahora para ponerme en ambiente), como bien dices, es hermosa y delicada, de mis favoritas del pasado año, y pondré el comentario en mi blog cualquier día de estos (con pequeña sorpresa para tí).

Un mes ya sin verte, mi Marty... te llamaré un día de estos para desearte un feliz summer.

P.D. Podrías cambiar lo de 'Mi cine' por algo un poco más personal, como 'CineMartina' o 'Flikitigramas' (sí, lo has pillado, son chistes de títulos de revistas de cine). Un besote, y a pasar el mes de julio con Rita Hayworth.

"Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta." Orson Welles

Datos personales

Mi foto
De mi no diré nada, tan solo que tengo tanto amor por el cine como por la vida, quizá porque el cine es, a veces, reflejo de la propia vida. Aqui se hablará de aquellas peliculas que me han llegado, que me han provocado emociones positivas. Asi disfrutad del septimo arte, una de las pocas cosas que nunca se acaban