miércoles, 6 de junio de 2007

Cleopatra


Cleopatra, un nombre que evoca tantas cosas, pero sobre todo, poder. No es este el caso porque si hay algo que no tiene esta Cleopatra nuestra, es poder.

Cleopatra (Norma Aleandro) era maestra, se prejubiló y ahora se pasa los dias trabajando en lo que puede, para rellenar el tiempo, un dia en una cosa, otro dia en otra...Por si fuera poco, su marido, Roberto (Hector Alterio) no es que ayude mucho. Despedido de su trabajo, no ha vuelto a encontrar otro, y se pasa el día tirado en el sofa, bebiendo vino y viendo televisión mientras su mujer anda de un lado para el otro. Está deprimido porque no soporta su situación de "mantenido". Además Cleopatra tiene dos hijos, que nunca van a visitarla.

Pero a pesar de esta vida de tedio que lleva, Cleo tiene sueños, le hubiera encantado ser actriz, ser otra, ser mil personas a la vez, pero por su pronto casamiento y por formar una familia, no pudo hacerlo.

Paralelamente, Sandra también está cansada. Es actriz de seriales y se encuentra perdida, agobiada, desubicada. Además tiene desordenes alimenticios y se pasa el dia vomitando. Su novio, Francis, es su productor y manager y está obsesionado con labrarle una carrera en Estados Unidos. Ella sencillamente desea ser una chica normal, con sueños de chica normal, por lo que intenta desesperadamente huir de lo que tiene marcado.

Un buen día los caminos de Cleopatra y Sandra se juntarán, y de un modo algo peculiar, empezaran un viaje juntas, tanto fisico como psiquico. Recorriendo el pais encontrarán muchas gentes en su camino, que les ayudarán a verse a si mismas, a intentar descifrar sus sueños, a valorarse. Sandrá encontrará el amor gracias a Carlos (Leonardo Sbaraglia) , un viajante también sin rumbo que realmente la ve por lo que es, no por quién quiere que sea. Y Cleopatra verá claro el sitio donde tiene que regresar. O no.

El recientemente fallecido Eduardo Minogna, que también dirigió a Norma Aleandro en la premiadisima Sol de Otoño, de la que hablaremos, ahonda más si cabe en el universo femenino. Según sus palabras, filmar peliculas con protagonistas femeninos le facilitaba un modo de entender a la mujer, algo que le costaba mucho. Lo cierto es que esta labor la facilita mucho la gran Norma Aleandro, que lleva el peso de la pelicula, casi por entero. Es importante que en peliculas tan intimistas como ésta, el director se nutra de un elenco firme, talentoso, y apostar por Aleandro es apostar sobre seguro. Ésta Cleopatra tan tierna, tan miedosa, tan alocada, tan madre, tan ama de casa, tan divertida, tan arriesgada...un sinfin de adjetivos que describen el personaje y los logros de la actriz. Siendo dueña de tan grandes interpretaciones a lo largo de su carrera, alcanza con este rol, uno de los más conseguidos.

Como no, mención aparte necesita la debutante en cine, Natalia Oreiro, cantante y actriz televisiva uruguaya radicada en Argentina. Sabedora del talento y valía artistica de Norma Aleandro, se acopla a ella, y forman un duo maravilloso, que ni Susan Sarandon y Geena Davis en Thelma y Louise. Oreiro es una actriz con gran futuro, más allá de la pantalla chica si se lo propone. No en vano, es la flamante ganadora del Martin Fierro de este año, como Mejor Actriz de Comedia.

Leonardo Sbaraglia y Hector Alterio aceptaron de buena gana el segundo plano que les ofrece Minogna en este film. Aunque secundarios, cumplen con su labor. El primero peca de correcto, de ser guapo y galán, y el segundo de estar sembrado, como siempre.

Una road-movie que no resulta aburrida, a la que no le sobra ni falta nada. Más ágil que otras peliculas anteriores del director, y con unos dialogos que rozan la locura. Una fotografia que muestra la Argentina interior, más allá del Gran Buenos Aires. Una serie de personajes encantadores, y un talento fuera de toda duda .

P.D: Para Jesús. Por esta Norma Aleandro que tantas veces hemos creido encontrarnos por la calle. Ojalá. Gracias por ser mi otro yo cinéfilo. Gracias por ser tan buen amigo. Y que viva el cine.

2 comentarios:

Radio dijo...

Gracias, querida Martyy! Jo, 19 años ya amando el cine... y que sean muchos más, y contigo cerca!

Un besazo, y ánimo con el blog, que llegará el día en que lo controles tú a él, y no al revés jeje.

Radio dijo...

Jo Marty, qué bonito te ha quedado... yo que pensaba convencer para que te vinieras a hoycinema.com!
Ya he visto "Orgullo y prejuicio" y me encantó. Podría ser tu próxima entrada... Un besazo

"Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta." Orson Welles

Datos personales

Mi foto
De mi no diré nada, tan solo que tengo tanto amor por el cine como por la vida, quizá porque el cine es, a veces, reflejo de la propia vida. Aqui se hablará de aquellas peliculas que me han llegado, que me han provocado emociones positivas. Asi disfrutad del septimo arte, una de las pocas cosas que nunca se acaban